Oficio girado a los socios donde la administración del Club Campestre Cordobés, informa las nuevas cuotas.
Córdoba, Ver.- Las nuevas tarifas de anualidad e inscripción, de 12 mil  y 40 mil  pesos, respectivamente, que el Consejo de Administración del Club Campestre Cordobés S.A. de  C.V., pretende cobrar a sus socios es considerado “un abuso”, así lo denuncian integrantes del club.
 
Presuntamente los  fondos  serán destinados para dar seguimiento al juicio que mantiene a propósito de la obra de la Casa Club que sigue en litigio, sin embargo, los socios no están conformes con las cuotas que se pretenden realizar a alrededor de  200 inscritos y quienes pretendan  formar parte del  mismo.
 
La noticia fue notificada el pasado 12 de enero de este año (2022), a través de  un documento que emitió la administración, en el cual dice: “Estimados socios les informamos que por acuerdo del Consejo de administración de nuestro Club en base a los artículos 15 y 16 del reglamento general se acordó establecer una cuota anual aplicable a los socios usuarios por la cantidad de $12,000.00 misma qué podrá ser pagada durante los primeros tres meses de cada año”, refiere el documento.
 
En este, justifican que “los recursos que se obtengan por dicha cuota anual serán aplicables en la conservación y el mantenimiento de nuestras nuevas instalaciones y, eventualmente para nuevas áreas de uso de nuestros socios”.
 
En el mismo comunicado sustentan que, “con base a los mismos artículos 15 y 16 de nuestro reglamento se estableció la cuota de inscripción para nuevos socios usuarios en la cantidad de $40,000.00 misma que incluye el pago de la anualidad. Agradeciendo su atención a la presente nos reiteramos Atentamente lo Campestre cordobés, S.A. de C.V. Consejo de Administración”.
 
Sin embargo, esto de inmediato fue ligado al conflicto legal que se inició tras la demanda que interpuso el capitán Arturo Aiza contra la obra de construcción de la Casa Club al acusar una serie de daños por obstrucción de visibilidad a su fachada que le resta plusvalía a su propiedad, entre otras afectaciones siendo señalados como responsables el comité de obra encabezado por Emilio Bueno González, Alfredo Lara Orbezo y Demetrio Arandia Muguira.
 
“No estamos de acuerdo que ahora que ya no tienen dinero para seguir el pleito por la obra de la Casa Club, nos impongan ese tipo de cuotas con las que evidentemente quieren para destinarlo en ese pleito legal más que en los argumentos que dicen, considerando que es una nueva obra, hay tiempo para darle su mantenimiento”, acusaron de manera anónima.
 
Es importante destacar que, a la molestia se suma la preocupación ya que, la obra en cuestión por la que ahora ajustaron las cuotas para su presunto mantenimiento ni siquiera tiene la garantía de que continúe, pues hay que recordar que sigue clausurada e incluso corre el riesgo de que se ordene su demolición con lo que se iría a la basura los más de 100 millones de pesos invertidos de los mismos socios.